Los programas, proyectos y servicios dirigidos a la población adulta mayor son evaluados mediante una guía metodológica establecida en la Directriz 025-MP, la cual debe entregarla cada institución al CONAPAM a más tardar el 31 de enero de cada año.