La estrategia que utiliza el CONAPAM para atender a las personas mayores de 65 años o más, costarricenses, abandonadas o de escasos recursos económicos, ha sido la identificación de la población institucionalizada que posee estas características:

  • Para determinar la población beneficiaria, las Organizaciones de Bienestar Social remiten al CONAPAM la lista de beneficiarios, adjuntando fotocopia de la cédula de identidad, con el fin de garantizar la condición de costarricenses.

  • Adicionalmente, se coordinan las visitas de fiscalización en sitio por parte de las Unidades de Fiscalización Operativa y Gestión Social del CONAPAM, que permiten verificar los beneficiarios reportados y valorar entre otros aspectos, la calidad de los servicios brindados.

  • Con respecto a la incorporación de los beneficiarios al Sistema de Información de la Población Objetivo (SIPO); el CONAPAM firmó un Convenio de Cooperación con el Instituto Mixto de Ayuda Social para utilizar la base de datos del SIPO relacionada con personas adultas mayores en pobreza y pobreza extrema que se encuentran institucionalizadas.